arrow-up
Roulette77

Free

online

El Juego Responsable

El juego responsable es un entretenimiento y una actividad de ocio que se realiza en un momento determinado pensado para la diversión y que no interfiere en la cotidianidad de la persona, no afecta su vida social, familiar y laboral. El juego responsable es una actitud consciente que toma el jugador ante cualquier tipo de juego.

Lo contrario al juego responsable desemboca en el juego problemático y, por ende, en un trastorno de la adicción que, si bien tiene tratamiento, es importante prevenirla o reconocer a tiempo sus síntomas.

¿Qué es la adicción al juego?

Según la Organización Mundial de la Salud y como lo recoge el Manual Diagnóstico de Trastornos psiquiátricos de la Apa DSM - 5, la adicción al juego, también conocido como Ludopatía, es un trastorno clasificado dentro de los trastornos compulsivos y control de impulsos de la conducta que implica una actividad repetitiva sin control y que perjudica diversas esferas de la vida de la persona bien sea a nivel inter e intrapersonal, laboral, financiera y familiar.

Cuando una persona comienza a tener un juego problemático, su diagnóstico no se enfoca en el tipo de juego, sino en su comportamiento compulsivo relacionado con la forma de jugar, convirtiendo el juego en su principal fuente de motivación y en lo único que le da sentido a su vida.

El malestar que experimenta la persona adictiva que no juega lo llevará a la necesidad de hacerlo para menguar dicha molestia convirtiéndose en un círculo vicioso. Entonces será, una conducta sin control que a menudo lo lleva a la pérdida progresiva de dinero, perdida de trabajo, rupturas sentimentales y relaciones familiares.

Fases del juego patológico

El avance hacia la adicción llevará al jugado (no consciente de sus acciones) por distintas fases del juego casi imperceptiblemente.

Las fases son:

Fase Social: En este caso la persona sabe donde está el límite de su tiempo y dinero, y lo hace solo por diversión y por relacionarse con otras personas.

Fase de escape: este jugador se considera de riesgo porque usa el juego como un mecanismo de evasión ante otros aspectos vitales de su vida, abandonando sus responsabilidades.

Fase de juego problemático: En este punto la persona ha desarrollador un comportamiento compulsivo y sin control. Juega porque no se puede detener independientemente de sus pérdidas de dinero.

Fase de reconocimiento: el jugador empieza a ser consciente de su descontrol con el juego y su necesidad compulsiva de apostar incluso sin dinero. En esta fase puede pedir ayuda.

¿Qué causa la adicción al juego?

El hecho de que una persona juegue no significa que vaya a desarrollar una adicción, por lo que sus causas suelen ser múltiples. Según los expertos en salud mental, hay factores precipitantes que aumentan el riesgo de desarrollar la patología.

Rasgos de la personalidad como factor de riesgo que predispone al juego adictivo:

  • Autoestima baja
  • Autoconcepto relacionado con el éxito económico: ser mejor si obtiene dinero
  • Búsqueda de estímulos externos placenteros, adrenalina, excitación, entre otros.
  • Labilidad emocional, comportamiento con tendencia al descontrol y la impulsividad
  • Sensación de soledad y falta de habilidades sociales
  • Antecedentes de adicción al alcohol o drogas
  • Facilidad para el aburrimiento y poca tolerancia para experimentarlo
  • Estilos de afrontamiento inadecuado, dificultades para hacer frente las actividades cotidianes y desafíos reales.

Síntomas de la adicción al juego

  • Sensación intrusiva y desesperante que lo lleva a la pérdida del control con el juego
  • Comportamiento compulsivo relacionado con la necesidad de jugar cada vez más y con sumas de dinero más elevado para satisfacer esa necesidad imperiosa.
  • Sentimientos de frustración por reincidir.
  • Estado de ánimo alterado que incluye: tristeza profunda, ansiedad, depresión.
  • Sentimientos de humillación, culpa, ira, vergüenza, miedo y autorechazo
  • Abandono parcial o totalmente de las responsabilidades, obligaciones cotidianas u otras actividades de ocio
  • Pensamientos fantasioso de triunfo
  • Conducta delictiva como robar o malversar fondos para apostar o comportamiento poco ético como mentir, engañar, traicionar para poder jugar
  • Ruptura con familiares, perdida de dinero, perdida de nuevas oportunidades laborales, entre otras.

Recomendaciones

El juego patológico se puede prevenir siguiendo ciertas pautas relacionadas con el juego responsable.

Para empezar, si eres una persona que te gusta visitar los casino o jugar ocasionalmente, entonces sé siempre consciente y adopta una actitud responsable, de tal forma que empieza por elegir un casino de confianza. Son muchos los operadores que disponen de herramientas que ayudan a prevenir y controlar las imperceptibles fases del juego, ceñidas a las normas del juego responsable como:

  • Poner un límite de depósito y retiro
  • Poner un límite de horario
  • Establecer un límite de perdidas.
  • Usar el programa de autoexclusión.

El programa de autoexclusión es un buen sistema de prevención y se usa siempre que hayas decidido parar a tiempo del juego por un periodo determinado, sin llegar hasta el problema de la adicción. En este caso, el casino te conservara la cuenta pero no te permitirá acceder a esta antes del periodo establecido por ti mismo.

En el caso de que reconozcas que tienes un problema con el juego, puedes consular con el casino y las organizaciones asociadas que ofrecen ayuda profesional. Además, pide ayuda a tus familiares más cercanos y cuenta la verdad. Es el camino para encontrar un tratamiento efectivo.